Reseña Historica

Desde su llegada a Pilar, entre los tantos proyectos del Padre Federico Schiavón, figuraba la creación de una cooperativa de ahorros y créditos. Los sueldos de las docentes en su mayoría maestras, se atrasaban considerablemente y por ello caían en manos de prestamistas y usureros. El Padre predica entre las maestras y profesoras de las escuelas y colegios de la Parroquia sobre el tema de la cooperativa, pero inicialmente no tuvo demasiada receptividad. Es que el joven sacerdote redentorista italiano hablaba de tantos proyectos a la vez, que nada parecía poder concretarse, más aun por el largo aislamiento en el que se hallaba sometida la ciudad de Pilar y sobre todo la marginación por parte del gobierno central.

Su prédica duró años, cuando dos docentes enviado a Europa por los redentoristas usufructuando becas de la Santa Sede regresaron a Pilar, el sacerdote insistió en el proyecto, que esta vez prendió en la voluntad de las maestras, Severa Luque y Dina Voltolini, profesoras que regresaban de España e Italia, respectivamente, diseminaron la idea y comenzaron los trabajos preliminares, ayudadas por la profesora Juana Escudero de Almada.

El padre Federico sostenía que el ahorro debía iniciarse desde la niñez, por lo cual alentaba incorporar también a niños y niñas. La tenacidad del Redentorista no se detenía, tanto que un día llego con una alcancía recogiendo las pocas monedas que tenían esos obreros, encargándose uno de ellos de los registros correspondientes. Quienes queremos escribir la historia con seriedad y rigurosidad, requerimos de documentos legales que avalen nuestro testimonio escrito, sin desechar de ninguna manera la tradición oral que es muy importante, sobre todo cuando proviene de personas tan serias y que puedan dar testimonios reales en base a su experiencia personal.

Hemos revisado cuidadosamente los libros N° 1 y el de 2 socios, en procura de encontrar la nómina de los 113 socios iniciales, hombres mujeres y niños cuyo ingreso oficial se produce ese gran e histórico día de COODEÑE: 20 de febrero del año 1966. El cuadernillo original, según nos cuenta la profesora Severa Luque, se extravió; revisamos varios libros de asistencia de los socio/as a asamblea, conforme al número de los mismos, la siguiente lista se adecua a la regla que nos impusimos: ingresar en la lista a socios que tienen la numeración del 1 al 113.

Así comienza a andar la Cooperativa, se efectúa el primer gasto consistente en compra de útiles, libros, papeles, etc. Librándose el primer cheque a la orden de la Sra. Juana E. de Almada, quien se encargaba de las compras. Tres meses después, el 26 de mayo, se decide otorgar los primeros créditos; en el mes de julio se aumenta al doble el tope de los créditos siendo este ya de 10.000 Gs.